Caminar y Marchamalo

El Lunes, Martes y Miércoles me bajé en la Garena y fui caminando hasta casa. A paso rápido unos 45 minutos cada paseo.

Esta mañana quedamos Rubén y yo en la churrería habitual a las ocho de la mañana para ir con la bici. Hacia bastante frío y de camino al puento azul teníamos los pies y las manos congeladitos, a pesar de los guantes. Afortundamente por el polígono de Azuqueca ya empezó a dar el sol y el frío se hizo más soportable. El viento en contra  se hacía algo duro.

Llegamos a Marchamalo y allí nos tomamos nuestros cafés y montados.

La vuelta mucho más rápida, con el viento a favor, llegada a Alcalá sobre las 12, sin novedad. Tengo que llevar la bici a la tienda para una revisión, porque las palancas de los cambios con frecuencia parece que no enganchan bien y quedan como "locas". Tengo que insistir varias veces hasta que consigo que cambie.