Mucho cansancio

Esta mañana quedamos Rubén y yo a las ocho en la churrería habitual, con 0º, de psicólogo (lo de quedar a esas horas digo). Como llevamos un mes largo sin tocar la bici, hicimos un recorrido corto. Azuqueca, Alovera, Quer, Villanueva, Meco y Alcalá.

La ida lenta y pesada, entre el frío y quizás algo de viento en contra, nos costaba pedalear y llegamos a Villanueva bastante cansados. Allí un reconfortante montadito de panceta y un café con leche.

Al salir de la cafetería el cielo se había nublado y la humedad parece que había aumentado bastante, por lo que el frío sin ser cortante, se metía en los huesos. Llegamos a Alcalá reventados y helados.

Ducha caliente y otro cafetito.