Parque Natural de Alcalá de Henares

El Parque Natural de Alcalá es una extensa zona de arboleda y caminos, ideal para ir a caminar, correr, con bicicleta o llevarse la tortilla y pasar la tarde. Aquí tienes las fotos de un grupo de ciclistas que han hecho un recorrido por el parque.

El acceso, siguiendo las costumbres del ayuntamiento de Alcalá, es fácil para los coches y muy complejo para bicicletas o caminantes. De hecho, las últimas obras sin sentido han dificultado más el acceso peatonal o en bici, ya que lo único que han hecho es continuar el quitamiedos de los coches por aquellos sitios por donde salían de la carretera caminantes y ciclistas.

Si vas en coche, hay que salir de Alcalá por la m-300. Justo al salir cruzamos el puente sobre el río Henares y unos metros más allá, pasados unos talleres de artesanía, hay una salida a la izquierda que nos deja en un aparcamiento de tierra, entrada del Parque Natural. En el mapa está marcado como "Entrada con coche".

Si vas andando o en bici puedes seguir la carretera, igual que los coches, hay un buen arcén, aunque bastante tráfico y no es agradable. Sin embargo, hay un camino de tierra lateral a la carretera antes de cruzar el puente, el puente se cruza por una acera estrecha y justo al terminar el puente, hay un caminito que sube hacia la izquierda. Subiendo este camino, sigue paralelo a la carretera hasta los talleres de artesanía. Pasando al otro lado de los talleres, perpendiculares a la carretera, vamos a parar a otro camino que nos introduce en el parque natural. Este camino para peatones/ciclistas está marcado en el mapa como "Andando o con bici".

En autobús urbano, la línea 4 nos deja en la parada del cementerio, justo enfrente de los talleres de artesanía. Hay que cruzar la carretera con bastante tráfico para acceder al Parque Natural.

Si esta zona de entrada no te queda cerca y quieres entrar en el Parque Natural más adentro, hay posibilidad de cruzar el río por detrás del polideportivo del Val. El río tiene una zona en la que hay una pequeña represa con una rampa de cemento por la que el agua circula rápido, pero con apenas unos centímetros de profundidad. Descalzándose hay bastante gente que la cruza o que incluso en verano va a bañarse. Al otro lado hay un pequeño muro de piedra que podemos subir y entrar en el Parque Natural. No es un camino adecuado para niños pequeños ni personas mayores tanto porque el agua puede llevar algo de fuerza y por el muro del final. 

Ver Parque natural en un mapa más grande

Una vez en el parque, la parte cercana al aparcamiento no es muy arbolada y es relativamente llana. Digo relativamente porque este parque también se conoce como parque de los cerros y hay cuestas en casi todo él, más pronunciadas cuanto más nos alejemos de la entrada. En esta primera parte es bastante habitual ver gente caminando, corriendo, con las bicis, niños y pequeñas acampadas para comer la tortilla de patatas.

En el punto etiquetado "Alquiler de bicis, rutas" hay una caseta en la que creo que se pueden alquilar bicis del ayuntamiento (no todo el mundo, hay que hacerse socio de Alcalá Bici antes) para recorrer el parque, hay también una fuente para beber y hay un panel en el que hay un plano del parque con tres o cuatro rutas, desde fácil, corta y adecuada para niños, a una ruta larga hasta el alto del Ecce Homo, más adecuada para hacer en bici, con algunas subidas fuertes. Todas estas rutas, salvo quizás en algún pequeño tramo, son con pistas anchas de gravilla.

En el plano he marcado la "ruta hacia el Ecce Homo", algo más de 10 km de ida y vuelta. La primera mitad de recorrido no es demasiado vistosa (aunque estamos en pleno campo), pero la segunda mitad se mete en arboleda frondosa, haciéndose muy agradable. El último tramo, si se hace en bici, debe dejarse en la parte de abajo, porque es muy complicado subirla incluso empujándola. Son menos de 500m de subir andando. La parte alta del Ecce Homo es una meseta en la que tendremos vistas de Alcalá de Henares.