paseo corto en bici

Esta mañana quedé con Paco sobre las ocho en la cafetería. El venía con el café tomado, así que según llegó salimos a hacer una ruta en bici. La ruta corta, para no echar toda la mañana y volver pronto. Fuimos a Meco, Villanueva por la carretera y allí un café con montado de bonito (cosas del colesterol). La vuetla por el camino de Villanueva a Meco. En el camino de Villanueva a Meco Paco tuvo un pequeño percance, se dio la vuelta para ver si le seguía y acabó en el suelo, afortunadamente sin mayores consecuencias salvo la de tener que sacudirse el polvo del camino.

A la entrada de Alcalá, al lado de la residencia de ancianos, hicimos una peuqeña parada en la que Paco me enseñó el edificio en el que ha comprado piso y al que está a punto de trasladarse.

El cuentakilómetros: 34.37 km, 18.7 km/h de media, 41.2 km/h de máxima, 421 calorías gastadas, 4590 km totales con la bici, 1 hora 50 minutos de pedaleo.

Estrenando las zapatillas

Esta mañana salí a las ocho y veinte a correr, con las zapatillas que compré ayer, a ver qué tal. Al ser Domingo, salí con intención de hacer el mismo recorrido del Domingo pasado, algo más largo y a ritmo lento.

Salí en dirección AlCampo, por el camino de la Esgaravita y luego por la parte de atrás del Centro Comercial, por el río. A pesar del ritmo lento, se me estaba haciendo un poco pesado. Notaba el pie izquierdo algo apretado en la zapatilla nueva, nada demasiado molesto, pero sí lo sufiente como para no estar totalmente cómodo. Al llegar a la carretera torcí a la izquierda y en la rotonda del Decathlon nuevamente a la izquierda. Seguía con pocas ganas y las piernas empezaban a resentirse un poco, sobre todo la izquierda.

Pero curioso, igual que ayer, una vez que me metí otra vez por el camino de la Esgaravita de vuelta a Alcalá, se me pasó todo, empecé a correr algo más animado y las piernas ya totalmente cómodas. Estoy pensando que los primeros quince/veinte minutos de carrera, quizás por no haber entrado en calor, se me hacen cuesta arriba, pero a partir de ahí es cuando corro mejor. Acabé en el parque de los Bomberos sin demasiado agotamiento y habiendo corrido los últimos minutos bastante bien. En total unos 40 minutos de carrera.

En el Parque de los Bomberos los estiramientos, luego una ducha a casa, a desayunar y paseo hasta el Parque O'Donell.

Zapatillas nuevas

Esta mañana salí a correr a las ocho menos veinte. Fuí hacia la Plaza de la Juventud, camino del río hasta el camino de la Esgaravita y por allí hacia el Parque de los Bomberos, donde hice mis estiramientos. No empecé demasiado animado y el camino del río se me hizo algo pesado, incluso empecé a resentirme de la pierna izquierda un poco. Pero es curioso, fué entrar en la acera del camino de la Esgaravita y empecé de golpe a correr mejor, más animado y en apariencia menos cansado. Se ve que el asfalto facilita la pisada respecto al camino y hace que se lleve mejor la carrera. En total unos veinticinco minutos de carrera.

Como normalmente voy de vacaciones al mismo sitio, a Gijón, me he comprado en deportes dean unas zapatillas nuevas para correr. Mi intención es llevar y dejar unas en Gijón para correr en verano y navidades, que es cuando suelo ir. Las otras se quedan aquí para usar habitualmente. Llevé las zapatillas viejas a la tienda, porque el señor de allí te las mira para ver el tipo de pisada y en función de eso te recomienda cuales comprar. Eso sí, me echó una "pequeña regañina" (no fue regañina, fue un simple comentario que me hizo) porque las zapatillas que le llevé estaban todavía en buen estado y no necesitaba comprar otras. Es de agradecer la sinceridad de un vendedor que te dice que no necesitas comprar lo que él vende. La otra vez que fuí quedé contento y este detalle hace que refuerce mi confianza en esta tienda.

Así que estos días las probaré a ver qué tal. El vendedor me recomendó llevar a Gijón las viejas, porque las recién compradas son mejores, aunque más baratas por estar ahora en rebajas.

Mucho tráfico

Esta mañana salí a correr a las seis. Hice el mismo recorrido de ayer por los chalets, algo menos de cinco kilómetros en algo menos de media hora, sin cansancio excesivo y a un ritmo más o menos animado.

Aunque normalmente no hay tráfico y suelo correr en la zona de los chalets más por la carretera que por las aceras, hoy no sé que ha pasado. Durante la carrera me he encontrado hasta cuatro coches en contra, por lo que me he tenido que subir a la acera varias veces. Se ve que a todo el mundo le ha dado por salir a trabajar a la misma hora.

Terminada la carrera, unos estiramientos al lado del parque de los bomberos, a casa a ducharse y al curro. He desayunado en una cafetería de camino hacia la estación.

La rutina de hace años

Esta mañana he salido a correr a las seis. He hecho mi recorrido por los chalets que hacía hace años. Además lo he hecho a un ritmo animado/normal y no he tenido que bajarlo en ningún momento, he conseguido hacer ese recorrido más o menos igual que hace años, cuando estaba más en forma. Veo que después de un mes de correr unas cuatro veces por semana, he conseguido volver a la rutina de hace años.

Me queda nada más hacer recorridos más lentos y largos los fines de semana, pero no sé si es compatible con la bicicleta del Domingo. Un recorrido de esos un Sábado puede dejarte las piernas bastante resentidas para el Domingo. Además, haciéndolo empezaría a meterme en una dinámica que no sé si me gusta, y es que empezaría a querer hacer cada vez un poquito más, echando cada vez un poquito más de tiempo en correr ... y entrándome pereza a la larga por ser cada vez más tiempo. Ya veremos.

Después de la carrera (algo menos de media hora y unos cinco kilómetros), hice mis estiramientos en el parque de los Bomberos, ducha, desayuno y al curro.

Carrera lenta y larga

Esta mañana salí a correr a las ocho menos cinco. Decidí salir a trote cochinero con intención de hacer un poco más de distancia (y tiempo) que estos días atrás. Fuí por Lope de Figueroa, Camino de la Esgaravita, parte de atrás del centro comercial La Dehesa. Al llegar a la carretera doble a la izquierda y en la rotonda a la altura del Decathlon de nuevo a la izquierda. Pasé por el Decathlon y por la parte trasera de AlCampo. Por ahí de nuevo al Camino de la Esgaravita y vuelta a Alcalá hasta el Parque de los Bomberos. En total unos 40 minutos de trote cochinero.

En el Parque de los Bomberos los estiramientos (fuera, porque las puertas para variar están cerradas a estas horas). Luego a casa, una ducha, a desayunar en la calle y paseo hasta la Plaza de Cervantes.

Es curioso, pero a pesar de que debería estar acostumbrado ya a correr (llevo un mes aproximadamente) y que voy progresando lentamente día a día, las piernas no acaban de acostumbrarse. Es como si tuviera los cuadriceps permanentemente resentidos de la carrera del día anterior.

Por el río

Esta mañana salí a las siete y media a correr. Fuí hacia el Parque de la Juventud, camino del río y antes de llegar al final me metí por los chalets, por la Calle Victoria y hacia el Parque de los Bomberos. Empecé con buen ritmo pero al cuarto de hora empecé a notar resentidas las piernas (quizás de la carrera de ayer) y bajé algo el ritmo. Poco después de los 20 minutos de carrera, ya lo bajé a un trote cochienro. Algo menos de media hora de carrera

En el parque hice mis estiramientos, ducha, desayuno y paseo hasta la Plaza de Cervantes.

A medio ritmo

Se ve que la carrera del miércoles fue algo fuerte, ayer tenía resentidas las piernas, algo similar a un principio de agujetas y decidí no salir a correr. Hoy si lo he hecho, he salido a las seis y cuarto.

La carrera comenzó a buen ritmo y seguí así unos veinte minutos. Pasado ese tiempo bajé sin proponérmelo porque las piernas volvían a resentirse, así que los diez minutos restantes de carrera (algo menos de media hora en total) los hice algo más lentos. El recorrido el del otro día.

Los estiramientos al lado del parque de los bomberos, pero en otro sitio. En mi sitio habitual había un coche con las puertas abiertas, dos jovenes creciditos dentro, las puertas abiertas, la música a tope, las luces encendidas y jugando a dar acelerones. Así que me desplacé más allá para no ponerme a hacer mis estiramientos justo delante de ellos.

Durante la carrera me crucé con otros tres que iban corriendo. Uno de ellos claramente haciendo footing (creo que la palabra correcta en inglés es jogging). Más adelante una chica y podo después un señor, pero estos iban con ropa de calle y delante de ellos un autobús a punto de salir, así que supongo que no cuentan como chalados que se ponen en ropa interior y salen a la calle a las seis de la mañana.

Después de los estiramientos a casa, ducha, desayuno y al curro.

Por fin, el recorrido de siempre

Esta mañana he salido a correr a las seis en punto. La mañana estaba fresquita, aún díría más, incluso fría. Empecé a correr con buen ritmo y curiosamente, después de quince minutos me sentía igual de bien que cuando empecé, así que decidí prolongar un poco el recorrido y hacer el que hace años era mi recorrido habitual, pero hace años que no hago. Hacia la Plaza de la Juventud, Avda Virgen del Val, Calle Cuenca, Calle Avila, Avda de León, Calle Cuenca en dirección hacia el Val, nuevamente Calle Avila, Calle de Victoria, Calle de Astorga, Calle de Burgos, Calle Avila, Lope de Figueroa y Parque de los Bomberos. Toda la carrera bien, a buen ritmo y sin excesivo cansancio. En el Parque de los Bomberos hice mis estiramientos.

Luego ducha, desayunar y al curro.

Buen ritmo

Esta mañana he salido a correr a las seis y diez. He corrido con buen ritmo y no me he sentido especialmente cansado. Hice el mismo recorrido de estos días atrás e incluso pensé en correr un poco más de distancia, ya que me encontraba bien. Al final me dio pereza (más de ánimo que por cansancio) y no lo hice.

En el parque de los bomberos unos estiramientos, desayunar y al curro.

Syndicate content